Nuestro Alcalde  

   

Multimedia  

Unidos producimos mas.....        

   

   Bandera del cantón El Chaco

 

 

 

Los colores de la bandera del cantón El Chaco son: celeste, blanco y verde, con las siguientes características:

 a) De forma rectangular con dimensiones de 1.15 metros de ancho y 1.80 metros  de largo y que está dividido por dos franjas iguales de color celeste y verde. 

 b) Un triángulo blanco cubre en la parte izquierda, cuyo  vértice llega hasta la tercera parte de su extensión y coincide con la mitad de la misma.

  c) En el triángulo lleva un sol con sus puntas largas que representa a las parroquias y en los intermedios consta de rayos menores que alumbran y dan vida natural. 

 d) El celeste significa el poder de nuestra bóveda celestial y los múltiples ríos que rodean al Cantón.

 e)  El verde significa la generosidad de nuestra naturaleza agrícola y ganadera.

  f) El color blanco que simboliza la paz, la alegría y la fuerza de sus habitantes, así como la gran  producción y riqueza lechera que genera el bienestar económico.

 

 

 

 

 

 

 Escudo del cantón El Chaco

 

 

 

 

Exteriormente, consta de dos ramas con dirección hacia arriba y que representan las plantas  originarias  del medio; y,  en  la  parte  inferior  de la bandera,  los  colores:  celeste, blanco y verde, de igual dimensión, en cuya parte central está escrito: EL CHACO; y, en su extremo izquierdo el año de fundación del cantón; y, en la parte derecha el año de aprobación de la ordenanza;  la misma  que  cruza  la parte inferior de las dos ramas. 

 

En  el  centro  está  un  copón  con  ribetes  de la bandera: celeste, verde y blanco; y, en su interior tres casilleros con sus distintivos originales: en el lado izquierdo un bovino y dos quesos que simbolizan la  vida  ganadera e industrial y de cuyo espacio se desprende el cuerno de la abundancia con los  productos que se cultivan aquí: naranjillas, limones, tomates y mandarinas.

 

 En el casillero central, están las cinco elevaciones que vigilan a la extensión territorial del cantón: Cayambe, Antisana, Reventador, Pan de Azúcar y Sumaco, observándose en sus faldas un  hacha y un hacha,  demostración  del trabajo y labranza de nuestras tierras. 

 

En  el tercer  casillero  esta  una  iglesia  que  simboliza la fé, el amor, la fraternidad población y la presencia de un pueblo progresista.

 

 En la parte superior esta un sol como expresión de luz, verdad y nacimiento de nuevos  días;  y, la esperanza de un futuro promisorio del que se desprenden seis rayos que se hermanan con las estrellas de cinco puntas y  que  simbolizan  las  seis  parroquias  altivas y progresistas del cantón: El Chaco, Santa Rosa, Sardinas, Gonzalo Díaz de Pineda, Oyacachi y Linares.

 

 

Sr. Arcenio Diaz 

VICEALCALDE

Mg. Teresa Fajardo / Concejala

Mg. Teresa Fajardo

CONCEJALA

Lcda. Betty Viracucha

CONCEJALA

Ing. Segundo Tipanluisa

CONCEJAL

Dr. Walker Hurtado

CONCEJAL

   

Duval Hernán García

 

Sus primeros años de estudio los realizó en la Escuela Rafael J. Bazantes, los estudios secundarios en el ColegioTécnico Agropecuario 3 de Marzo. Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad Central del Ecuador, obteniendo el título de Ingeniero Agrónomo  de la República del Ecuador.

Desde su adolescencia se vinculó a trabajar con organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y en el trabajo social.

Ingeniero Agrónomo, con experiencia en áreas de Zootecnia, Fitotecnia, Desarrollo socio-económico y ambiente, con competencias en: manejo de hato lechero, manejo de producción avícola y porcina, manejo de personal, innovación, liderazgo, aprender haciendo, capacidad de análisis para resolver problemas y tomar decisiones, capacidad de adaptación, trabajo bajo presión y trabajo en equipo, conocimiento y manejo de crédito productivo así como avaluaos y realización de proyectos socioeconómicos de inversión para el sector público y privado.

Una de las características sobresalientes de su Administración será la implementación de un modelo de gestión participativa, lo que ha permitido que la población intervenga en la planificación y presupuestos participativos, así como también en el control social, participando activamente con los líderes y representantes, tanto barriales, parroquiales, comunitarios y de organizaciones sociales.